domingo, 8 de abril de 2007

Neumococo... ¡Una triste realidad!

Por: Fernanda Rocha.
El neumococo es una de las causas principales de neumonía y meningitis así como de otras enfermedades graves. Miles de niños mueren todos los años en Latinoamérica a causa de estas enfermedades y otros padecen de secuelas permanentes que pueden afectarlos durante el resto de sus vidas.

Neumococo -que viene del griego pneumon = pulmón y kokkos = grano- es una bacteria que puede provocar más de 1 millón 200 mil muertes cada año en niños menores de cinco años en países en desarrollo, mientras que en los países industrializados la muerte al año provocadas por alguna enfermedad consecuencia del neumococo, son de aproximadamente 160 casos por cada cien mil niños.

Dentro de las enfermedades que produce el neumococo, además de las antes mencionadas están la otitis media y la bacteriemia o infección de la sangre. Según una página en internet del bebé y bajo la ayuda del laboratorio Wyeth -http://www.bbmundo.com/wyeth/que_es.asp-se estima que en México esta enfermedad causa anualmente:

- En enfermedades invasivas:
1,500 casos de meningitis,
80,000 casos de neumonía

- Y en enfermedades no invasivas:
3 millones de casos de otitis media.

Neumonía.

(Del griego pneumon = pulmón)

Producida por enfermedades respiratorias agudas. También conocida como pulmonía, pueden llegar a causar que los pulmones se llenen de líquido lo que provoca que se inflamen y que dificulten la respiración. Cuando a esto es provocado por la bacteria del neumococo, la situación se agrava aún más. Los síntomas en lactantes pueden ser fiebre, tos, respiración acelerada, dificultad o el rechazo a la comida así como dificultad al respirar, en niños más grandes fiebre, tos, dificultad para respirar, dolor de pecho y abdominal.

Meningitis.

(Del griego meninx = membrana y del sufijo itis= inflamación).

Enfermedad producida por varios tipos de virus que provocan que las meninges -que son las membranas que envuelven al encéfalo y a la médula espinal- la bacteria del neumococo provoca una de las etapas más graves y difícil de esta enfermedad. En bebés, los síntomas son la fiebre, llanto sin parar, náuseas, vómito, diarrea, letargo -que es la apariencia de muerte aunque el corazón funcione normalmente- y poca interacción con la gente que le rodea.

En niños mayores de cinco años, los síntomas pueden ser dolor de cabeza, de espalda, vómitos, dolor muscular, rigidez en el cuello, confusión, desorientación y hasta fotofobia.

El desarrollo de la enfermedad puede ser bastante acelerado, por lo cual es muy importante que se trate lo más rápido posible. El tratamiento inmediato puede ayudar a evitar secuelas como parálisis cerebral, sordera, convulsiones e incluso la muerte.

Bacteriemia.

(Del griego bakteria = bacteria y haima = sangre).

Esta enfermedad es la presencia de bacterias en la sangre lo cual provoca una infección general o local en el organismo.

El neumococo puede esparcirse desde la nariz y la faringe hasta el flujo sanguíneo provocando dicha infección. Un síntoma frecuente es la fiebre de más de 39°C, en la mayoría de los casos, esto produce una shock séptico - que es la infección del organismo- que puede ocasionar hasta la muerte.

Otitis Media.

(Del griego oue,otos = oído y del sufijo itis = inflaación)

La otitis media, es la inflamación del oído medio que termina más a menudo con la supuración - que es la formación de pus en un órgano infectado por un microbio- y perforación del tímpano.

Esta enfermedad es una de las más comunes en la niñez, ya que por lo menos un 80% de niños han experimentado alguna etapa de la Otitis media.
Pero son los bebés los más vulnerables a esta enfermedad que es provocada por una bacteria o por un virus, uno de las etapas más duras es cuando es provocado por la bacteria del neumococo.

Los síntomas pueden ser fiebre, irritabilidad, poco apetito, y el dolor intenso en los oídos otro síntoma puede ser el problema en el equilibrio, una perdida mínima en la audición hasta llegar a la sordera.
Vacuna: algo que no debe olvidarse

Las principales víctimas de la bacteria del neumococo con los niños, pero en su mayoría los menores de cinco años y ha esto le sumamos el gran riesgo que tienen los que asisten a guarderías o viven en espacios pequeños porque se pueden contagiar de la enfermedad unos con otros a través del aire que respiran, de gotas que se producen por toser así como por un estornudo.

Al incrementarse con los años esta enfermedad, el tratamiento es cada vez más difícil ya que la bacteria es resistente a algunos antibióticos - aunque nosotros y los especialistas digan que son los más fuerte- incluso a la penicilina que durante mucho tiempo el tratamiento más utilizado.

En nuestros días, el tratamiento para esta enfermedad es difícil y muy costoso ya que se utilizan métodos modernos para destruir a la bacteria además de que en algunos casos se requiere de que el paciente este hospitalizado.

La nueva vacuna que ha salido al mercado contra en neumococo - hecha por el laboratorio Wyeth- protege a los bebés desde los dos meses de vida que es la edad en que más riesgo se tiene. Dicha vacuna contra siete variedades de neumococo que son las más frecuentes y agresivas, la vacuna tiene una eficacia del 97.5% en contra de las distintas enfermedades producidas por la bacteria.

Lo que hace la vacuna es pegarle al sistema inmunológico una proteína en su capa externa, lo que hace que se le facilite a dicho sistema reconocer al neumococo y que produzca defensas naturales - los llamados anticuerpos- contra la bacteria- además de crear una “memoria” inmunológica en el organismo del niño.

En total son tres las dosis que un niño debe tener en total, la primera es a los dos, la segunda a los cuatro y la final a los seis meses. Los refuerzos son a los 12 y a los 15 meses

El único y gran problema que se presenta es que la vacuna es solo aplicada en consultorios pediátricos privados, y aunque se ha lanzado una campaña para vacunar a la mayoría de los niños, faltan mucho como se anuncia en la televisión.

Es cierto la vacuna es muy cara, pero es preferible gastar entre $1,500 a $2,000 que dejar las secuelas en los niños que logren sobrevivir o simplemente resignarnos a sufrir la muerte de los niños.